Influencia del vinagre en Francia | Vinagrerías Riojanas

Influencia del vinagre en Francia

¿Conoces la historia del vinagre en Francia? Lo cierto es que suele confundirse con el vino debido a su etimología, ya que la palabra procede de vinum acre o, lo que es lo mismo, vino agrio.

En los libros sagrados ya se hablaba de esta sustancia. Posteriormente, Plinio afirmaba que es fruto de la descomposición del vino. Sin embargo, la aparición de este líquido tal y como hoy lo conocemos se remonta a la Edad Media. En el siglo VIII, los alquimistas ya sabían destilarlo para obtener una solución más concentrada.

La aparición del vinagre en Francia

No fue hasta el siglo XVIII cuando Lavoisier descubrió el proceso de acetificación. En el año 1862 el célebre Pasteur implantó las bases científicas para comenzar su fabricación racional. De acuerdo con el clima y los cultivos propios de cada región, la materia prima para su producción era diferente. Pero ¿sabías que fue precisamente Pasteur quien nos dio a conocer el primer método sobre su elaboración con todo detalle? El segundo sistema, más rápido que el primero, fue desarrollado por Schuetzenbach.

El vinagre de Orleans

Si viajas a nuestro país vecino, no puedes dejar de degustarlo. Es utilizado en varias recetas, como, por ejemplo, el ceviche de pescado. Y no es para menos, ya que se trata de un producto fruto de una larga tradición vinagrera con origen en el siglo XIV.

Los bateleros del Loira eran los encargados de transportar el vino a la capital francesa. Durante el trayecto, se producían pérdidas en los barriles y el vino acababa por agriarse. De este modo, los comerciantes empezaron a elaborarloy muy pronto este apreciado fluido se exportó a todo el mundo, especialmente a los Países Bajos, América y las Indias.

Ya a finales del siglo XVIII, la ciudad de Orleans contaba con más de 300 vinagreros. Hoy en día, aún puedes visitar la casa de Martin Pouret, última vinagrería de la ciudad reflejo de la tradición.

¿Por qué es tan apreciado en la cocina?

Presenta un sabor muy fino y es altamente apreciado como vinagreta. Es el aliño ideal para ensaladas y platos crudos.

Está compuesto por una mezcla de vinos del Loira, Borgoña o Burdeos y se presenta en una gran variedad de increíbles sabores. Se conserva en toneles a una temperatura de 28 grados durante 3 semanas. A partir de ahí empieza un proceso de envejecimiento en barriles de roble durante unos 6 meses.

Si tienes la oportunidad, no dejes de probar las versiones aromatizadas con ajo, albahaca, limón o chalota. ¡Un placer para los sentidos!

En definitiva, la tradición del vinagre en Francia sigue presente en cada cocina del país. Y, por supuesto, ya es tan apreciado como el vino.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con un *.