Receta de pollo al limón con especias | Vinagrerías Riojanas

Receta de pollo al limón con especias

pollo al horno

Dale una vuelta a tu rutina a la hora de preparar un pollo de la forma más convencional y anímate con este sabroso pollo al limón y con el suave y único toque de las especias. Toda la familia se chupará los dedos y recibirás felicitaciones. ¡Toma papel y boli que comenzamos con la lista de ingredientes!

  • Cuartos traseros de pollo (la cantidad dependerá de los comensales)
  • Un chorro generoso de AOVE
  • Sal y pimienta. Con una pizca es suficiente
  • Un puñado de especias frescas al gusto: tomillo, perejil y orégano
  • Una pastilla de caldo concentrado de carne
  • Zumo de medio limón
  • Un chorrito de vinagre de vino blanco para dar un poco de alegría al plato (pero sin pasarse, que la receta es para toda la familia)

Pasos a seguir:

Antes de nada se coloca la carne, con la piel y los huesos, en una fuente de cristal o de horno que sea lo suficientemente grande como para que los trozos de pollo no queden demasiado apretados y puedan hacerse por todos los lados.

Es hora del chorro de AOVE. Sé generoso, pero sin que quede demasiado aceitoso, y, a continuación, añade una cucharadita de sal para cada trozo.

Las especias toman el protagonismo. Las cantidades van al gusto de cada uno, pero procura echar de forma homogénea en todas las zonas del pollo. Importante: no se dará la vuelta al pollo, como se pueda creer de forma errónea, por lo que solo se ponen los ingredientes en la parte de arriba. El orden de las especias no es para nada importante.

Divide la pastilla de caldo y desmenúzala por cada pieza de pollo. Por último, se añade el vino blanco y el zumo de limón. Mientras hemos hecho todo esto, el horno ha estado precalentando a 220 º C durante unos 10 minutos para, luego, hornear el pollo hasta que esté bien dorado y crujiente.

Propiedades de las especias

Para que te animes a hacer esta receta te contamos las bondades de las especias usadas. ¡Ya no tendrás excusa!

Mientras el tomillo, dicen, que nos ayuda a reducir la tensión arterial y a fortalecer nuestro sistema inmunitario, el perejil tiene una larga lista de beneficios: es de gran ayuda para la digestión, evita el mal aliento y purifica la sangre, entre otras propiedades.

Por último, el orégano tiene propiedades antiinflamatorias, refuerza el sistema inmunológico y resulta antibacteriano.

Un plato de lo más saludable ¿verdad?

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con un *.